Amar y Vivir: Dos Caras de Un Mismo SER.


“Ama a Tu Prójimo Como A Tí Mismo”… Aquel que aprende a amarse puede experimentar el gran Poder que tiene en su SER interior y es capaz de VIVIR y de enseñar a otros cómo VIVIR.  Solo aquel que se ama a sí mismo puede amar a los demás. Y para amarse a sí mismo, es preciso conocerse a  sí mismo.

Es por ello que el tema del autoconocimiento es verdaderamente fundamental para VIVIR.

Los seres humanos existen diariamente, pero no viven. El vivir es una expresión del amor. El amor como fuerza universal que se manifiesta en todo momento AQUÍ y AHORA y que nos permite hacer una conexión sublime y vibracional con nuestro SER.

El mundo actual está inmerso en un sistema anti amor que nos aleja cada vez más de lo que somos, pues en realidad, aunque creemos que somos lo que vemos, nosotros somos lo que vibramos y a menudo lo olvidamos.

Hemos oído decir muchas veces, “dime lo que piensas y te diré quién eres”. Los pensamientos son invisibles, no los tocamos ni los vemos, solo se producen en una frecuencia vibratoria que puede ser positiva o negativa.

Esta frecuencia vibratoria está gobernada por lo que llamamos energía y esta energía es, a su vez, un compuesto de elementos invisibles que existen en un gran movimiento y flujo universal. Esta energía llamada amor es la que nos da la vida.

Nuestro cuerpo físico puede existir. Nuestros órganos pueden funcionar, pero eso no significa que realmente estemos vivos.

Recuerdo una experiencia que tuve hace muchos años atrás…

Mi cuerpo yacía en la cama de un hospital.  Estaba inconsciente. Pero estaba inconsciente solo en un plano físico. Es decir, mi cuerpo no se levantaba a caminar, no abría los ojos, no hablaba, pero sí “sentía”. Sentía a las personas a mí alrededor, incluso oía el llanto de algunas de ellas. Y yo decía, “estoy viva, no lloren, no hay razón para hacerlo”. También sentía mucha paz dentro de mí y una sensación indescriptible con palabras. En realidad me sentiia feliz en un estado inconsciente que duroo ocho meses.

¿Cómo podía yo estando inconsciente sentir todo esto? La única respuesta que pude obtener es que la vida depende de una fuerza interna, de la conexión entre tu SER y el flujo de energía universal.

Mi SER estaba conectado con esa energía y se manifestaba de alguna manera transmitiendo un mensaje en forma de energía positiva a mis amigos y familiares. Una de mis amigas me comentó una vez que ella sintió ese mensaje en algún momento.

A pesar de que mi cuerpo físico luchaba por despertar, fue solo cuando dejé de luchar que desperté. Entonces me di cuenta que VIVIR es una experiencia extraordinaria que va maas allá de lo que vemos.

Cuando desperté, mi cosmovisión era diferente. Había tenido una experiencia extraordinaria. Había VIVIDO en un plano dimensional distinto al que conocemos con nuestros cinco sentidos.

Esa experiencia y otras maas que he tenido durante mi existencia, me han ensenado a reconocer y a utilizar el gran poder de nuestro SER interior.

Estamos vivos cuando permitimos que el poder del amor se manifieste en  nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones. Es decir, cuando nuestro SER se conecta con el flujo de energía vibracional y universal llamado amor.

Esta conexión que es invisible, pero altamente sensible nos permite enriquecernos interiormente, vivir y crecer. Nos permitir recibir, llenar nuestro interior para luego expandirlo al exterior hacia los demás. Eso es amar.

Cuando tenemos un pensamiento de amor, entonces expandimos una frecuencia energética vibracional alta, muy positiva. Esta frecuencia es recibida por las personas de nuestro entorno. Es de esa manera cómo nosotros amamos al prójimo. Estamos dando lo que tenemos. Estamos vaciando lo que almacenamos en nuestro interior en un flujo continuo y constante de recibir y dar. Esto nos permite crecer, porque el que más y mejor da, más y mejor recibe. Es una ley universal.

En cada instante de nuestra existencia tenemos la oportunidad de CRECER alimentados por el poder del amor. Solo cuando tomamos conciencia de nuestro presente AQUÍ y AHORA estamos permitiendo que se manifieste este gran poder en nosotros.

¿Qué estás pensando? ¿Qué estás sintiendo? ¿Qué estás diciendo? ¿Qué estás haciendo?

¿Están tus pensamientos, sentimientos, palabras y acciones conectadas al poder del amor?

El poder del amor fluye incansablemente aquí y ahora. Se manifiesta siempre en tiempo presente.

Normalmente los seres humanos están pensando en lo que hicieron o en lo que harán, es decir, están existiendo en el pasado o en el futuro, olvidándose de VIVIR el PRESENTE. Solo lo que haces en el presente puede redimir tu pasado y así cambiar tu futuro.

Solo existe el tiempo presente. El tiempo presente es un tiempo de poder, es un tiempo de amor, es el tiempo de ¡VIVIR! Es el tiempo del autoconocimiento.

¿Quién eres? ¿Cuál es el propósito de tu vida? ¿Qué estas aprendiendo? ¿Qué estas enseñando?

El mandamiento divino nos dice que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. ¿Estás cumpliendo este mandamiento?

¿Crees que te estás amando? Empieza a conocerte ahora mismo. Empieza a vivir. Conéctate con tu SER interno y experimenta su gran poder. Embriágate de él. Enriquécete. Estoy segura que una vez que lo pruebes querrás sentirlo siempre.

“conócete a tí mismo y conquistarás el mundo” nos decía un sabio de la antigüedad. Conócete a tí mismo para que empieces a amarte a tí mismo y puedas empezar a amar a los demás. El amor es la única fuerza que te permite VIVIR.

Estáte atento a nuestro próximo taller de autoconocimiento que la Escuela de Prosperidad Shri Sama está preparando para tí.

Mientras tanto, empieza a amar a tus amigos o miembros de tu red social compartiendo este artículo, y ranqueándolo cinco estrellas.

 A tu servicio siempre,

 Fortuna Alcocer.
Fundadora y Directora de la Escuela de Prosperidad Shri Sama

Anuncios