Actualizaciones de noviembre, 2011 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Fortuna 2:06 am el November 25, 2011 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , leyes del dinero, , prosperidad economica, prosperidad financiera, Suze Orman,   

    Primera Ley del Dinero: La Verdad Hace Dinero, Las Mentiras Lo Destruyen 


    Hola,

    En este artículo y en los cuatro subsiguientes quiero compartir contigo las 5 leyes del dinero que Suze Orman nos comparte en su libro Las Leyes del Dinero. Las Lecciones de Vida… y que personalmente he podido experimentar y comprobar a lo largo de mi existencia.

    La primera ley nos dice que la verdad construye y las mentiras destruyen. Esta es una ley que se cumple fehacientemente, incluso se aplica en toda área de nuestra vida. Es una ley fundamental.

    ¿En qué consiste esta ley? Consiste básicamente en que todos los días tú dices Quien Tú Eres, financieramente y en otras formas, por la manera en que actúas con tu dinero.

    Cuando las mentiras mueven la ‘fábrica’ de tu vida financiera, esa fábrica inevitablemente se desploma en algún momento.

    La verdad no cambia, sin importar cuanto la aceptes o la escondas.

    Algunas personas aparentan ser ricas para ser aceptadas por la sociedad consumista en que vivimos. Aparentan tener lo que realmente no poseen. Ellos creen que las personas no van a querer aceptarlos por no tener dinero y entonces crean un escudo (mentiras) para protegerse. Esto trae, como consecuencia, que adquieren deudas que los esclavizan más y más. Y, con ello, traen otro conjunto de hechos indeseables a su vida.

    En tal sentido, nos dice Suze Orman, es necesario que te despreocupes de que la gente no te quiera o no quiera estar contigo si no tienes dinero. Las personas buenas te quieren por quien tú eres, no por lo que tienes.

    El hecho de aparentar algo que no eres, se convierte en un gran obstáculo de tu prosperidad, ya que generalmente esto acarrea deuda mala.

    Pondré un ejemplo. Dos madres llevan a sus niños a la escuela. Una lo hace en un auto sedan de diez años de antigüedad. Cuando ella baja del auto se la ve luciendo un traje limpio pero no muy a la moda, al igual que su niño. La otra madre, maneja un auto reluciente, costoso y último modelo, que es el centro de atención de todos.  Cuando la mamá baja del auto se la ve luciendo un traje de última moda y su hijo de la misma forma viste con la mejor “ropa de marca” que hay y con la mochila que todos los niños envidian.

    Imagínate a estas dos madres por un momento. ¿Cuál es tu primera impresión de ellas hablando financieramente?

    Si tú tuvieras que dar una respuesta rápida probablemente dirías que la primera mamá no tiene mucho dinero y que la segunda sí, ¿verdad? Pero, ¿qué tal si te digo que la primera mamá sí puede fácilmente adquirir un auto más costoso, incluso que el de la segunda mamá, pero que está esperando que su actual auto, el cual ya fue pagado hace tiempo atrás,  ya no responda más? ¿Qué tal si te digo que la primera mamá gana más en su trabajo que la segunda mamá? ¿Qué tal si te digo que ella tiene un plan de retiro con mucho más dinero del que la mayoría de las personas de su edad tienen, y que además está ahorrando sistemáticamente para la educación superior de su hijo?

    ¿Y qué tal si te cuento que la segunda mamá, está rentando el auto y está muy lejos de poder adquirirlo, y que no tiene ahorros, ni plan de retiro, y una deuda de $15, 000 en tarjetas de crédito, y que tiene tantas deudas que no podrá ser capaz de pagar la educación superior de su hijo? ¿Y que su mayor temor es que algún día termine en la calle sin un centavo en el bolsillo?

    Tú todos los días le dices al mundo en mayor o menor grado quién realmente eres financieramente hablando. Esto lo expresas a través de la ropa que vistes, el auto que conduces, la casa en la que vives, las compras que haces y de mil otras formas. ¿Estas diciendo la verdad? Lo más importante, tú también te estás diciendo a tí mismo quién tú eres por las decisiones que tomas con tu dinero y por el efecto que estas decisiones tienen en tu vida y en tu futuro. ¿Cuán sincero eres contigo mismo?

    Esta primera ley nos dice que la persona que más necesita escuchar y decir la verdad acerca del dinero eres tú mismo(a). Necesitas escuchar la verdad y empezar a vivir con la verdad si quieres hacer dinero.

    La verdad es un camino que te conduce a la abundancia solo cuando escuchas su voz –tu propia voz- y actúas en ella

    Las mentiras (o apariencias, en este caso) te alejan de la verdad y te quitan el poder (baja autoestima). Además, conforman un eslabón en una serie de eslabones que te alejan del control del dinero en tu vida.

    En cada momento de tu existencia tú tienes la oportunidad de decir la verdad o de decir una mentira. La decisión es solo tuya.

    Cada decisión que tú tomas sobre tu dinero te pone en una encrucijada entre la verdad y la mentira. Un camino te conduce hacia lo que quieres, el otro te conduce a destruir lo que tienes.

    Hay muchas personas endeudadas que terminan perdiendo todo lo que tienen por no vivir con la verdad.

    Conservar lo que tienes y crear lo que te mereces no es solo acerca del dinero. Es también la ausencia del miedo, lo cual es incluso mucho más grandioso que la ausencia de lo que uno quiere.

    Vencer el miedo o el temor a ser rechazado o no aceptado por no tener suficiente dinero es mucho más valioso que adquirir un auto último modelo que no puedes pagar con dinero propio (según nuestro ejemplo).

    Mentiras financieras destruyen vidas financieras. Decir la verdad acerca de uno mismo y de su dinero es el único camino para conservar lo que se tiene y crear lo que se merece.

    Es importante que sepas que eres perfecto en la forma que eres, nos dice Suze Orman, y yo también. Si quieres hacer dinero, es preciso que empieces con reconocer Quién Eres.

    ¿En qué forma estás viviendo hoy? Dame tu apreciación. Escribe tu comentario.

    A tu servicio siempre,

    Tula Alcocer.
    Fundadora y directora de la Escuela de Prosperidad Shri Sama

    Anuncios
     
  • Fortuna 1:08 pm el August 4, 2010 Permalink | Responder
    Etiquetas: amigo dinero, buen uso del dinero, como hacer amistad con el dinero, como relacionarse con el dinero, como tener una buena relacion con el dinero, como tener una vida placentera, , fortuna alcocer, malgastar dinero, , , , relacion con tu dinero, tu dinero, uso sabio del dinero, valoraciones sobre el dinero, vida placentera   

    ¿Como es Tu Relación con el Dinero?‎ 


    La mayoría de las personas anhelan tener una vida placentera y se esmeran en conseguir dinero para lograrlo. Sin embargo; son pocas las que obtienen este resultado, debido a que no mantienen una buena relación con el dinero.

    ¿Qué piensas del dinero? ¿Cómo lo usas cada vez que llega a tu casa? ¿Cómo lo ganas? En esta ocasión quiero compartir contigo lo que he aprendido y vengo realizando en los últimos años. Veamos.

    La concepción que tienes del dinero es importante para definir tu relación con él. Muchas personas tienen una concepción negativa del dinero, e incluso piensan que son poco merecedoras de él o que no lo necesitan.

    El dinero no es bueno ni malo, simplemente es importante en la forma en que es importante nuestra ropa, nuestra educación, nuestra vivienda. Si bien el dinero no es la felicidad en sí misma, nos permite obtener lo que necesitamos para vivir cómoda y placenteramente; para educar a nuestros hijos, para ayudar a nuestros seres queridos, para ayudar a personas menos afortunadas, para irnos de vacaciones, para pagar los servicios que requerimos, etc. La existencia del dinero en un hogar da seguridad a sus miembros. De hecho, tener dinero nos da tranquilidad, y eso contribuye a nuestra felicidad.

    Hay personas que dicen: “a mí no me interesa el dinero”. Pero yo creo que quienes dicen eso dicen otras mentiras también. Porque yo estoy segura que si a esas personas se les ofreciera un aumento de sueldo, lo aceptarían. Ninguna diría: “no, no, muchas gracias, no lo quiero; mejor déselo a otra persona”. Aunque lo aceptaran para ayudar a los pobres, sí aceptarían el aumento.

    Por supuesto que es necesario mantener la postura. El dinero es un sirviente. Nada más. Una herramienta con la cual podemos vivir mejor, asegurar nuestro presente y tener un futuro más prometedor. Por tanto, nos es útil considerarlo como un amigo que llega a nuestro hogar a servirnos.

    Si tienes pensamientos negativos sobre él te recomiendo empezar a cambiarlos, de lo contrario él nunca hará amistad contigo, y difícilmente llegará a tu hogar.

    Ahora bien, una vez que el dinero se ha convertido en tu amigo y llega a tu hogar, ¿Qué haces con él? Para mantener una buena relación con el dinero, además de tener un concepto positivo acerca de él, es necesario aprender a “tratarlo” como tratas a tu mejor amigo.

    Como ilustración, imaginemos que quieres hacer amistad con Fernando. Quieres que él sea uno de tus mejores amigos, y que la amistad que formen sea franca y duradera. Tienes una valoración positiva sobre él y piensas que su compañía te favorecerá o te hará sentir bien y que tienen cosas en común que pueden compartir, como por ejemplo, tomar una clase, irse de vacaciones, llevar a los niños a un festival, etc.

    Lo interesante del caso es que cuando Fernando llega a tu casa lo atiendes con mucho esmero, deseas que se quede el mayor tiempo posible porque disfrutas de su compañía.

    Ahora, permíteme preguntarte. ¿Haces lo mismo con tu amigo dinero? ¿Disfrutas de su compañía? O, ¿una vez que llega a tu casa te deshaces de él rápidamente? ¿Lo distribuyes inmediatamente pagando a todos tus acreedores? Es necesario pagar nuestras cuentas. Sin embargo, más necesario aun es saber retener al dinero con nosotros. Al fin y al cabo, está en juego nuestro presente y nuestro futuro.

    La manera más simple de retenerlo es pagándote a ti mismo primero. Al pagarte a ti mismo, dejas una parte del dinero que ganas contigo mismo y disfrutas de su presencia. Luego, puedes usar ese dinero sabiamente para que te produzca más dinero o usarlo en alguna buena oportunidad que se te presente; e incluso, si la situación lo amerita, puedes usarlo en caso de emergencia.

    Según el experto financiero, Robert Kiyosaki, lo que cuenta no es cuanto ganas, sino con cuánto dinero te quedas y qué haces con él. Mientras que las personas pobres pagan a los demás primero y luego se quedan en déficit y tienen que trabajar duro nuevamente para obtener más dinero, las personas ricas se pagan a sí mismas primero, logrando crear un superávit, invierten ese dinero para que les produzca más dinero.

    Ahora que hablamos de pagarnos a nosotros mismos primero para crear un superávit y tener dinero para invertir, es necesario tener en cuenta en qué y cómo manejamos nuestra inversión.

    Es necesario saber que existen varias maneras de generar ingresos, algunos requieren de nuestra presencia física; otros, no. Cuando generamos ingresos con presencia física, intercambiamos tiempo por dinero, por esa razón es que si queremos más dinero tenemos que invertir más de nuestro tiempo. Cuando generamos ingresos sin nuestra presencia física, podemos alcanzar libertad financiera. Es decir, generamos suficiente dinero para cubrir nuestros gastos y gustos, y tenemos tiempo libre para hacer lo que queramos.

    Como ves, mantener una buena relación con el dinero nos permite obtenerlo inteligentemente, mantenerlo y multiplicarlo, y con ello lograr una vida placentera y prosperidad. ¿Te atreves?

    A tu servicio siempre,

    Fortuna Alcocer.

     

     
    • antonia 12:46 pm el marzo 29, 2013 Permalink | Responder

      solo queria decir que gracias por el trabajo que haces para ayudarnos
      me gustan tus articulos

      • Fortuna Alcocer 2:18 am el abril 19, 2013 Permalink | Responder

        Muchas gracias a ti, Antonia, por tu comentario y confianza. Me siento muy feliz de compartir contigo mi experiencia y conocimiento. Un abrazo.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: