Etiquetado: prosperidad Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Fortuna 8:19 pm el April 16, 2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: amarnos a nosotros mismos, amarse a si mismo, amarse a uno mismo, prosperidad, ,   

    Tecnica Para Amarse a Uno Mismo 


    ser-interior-lotusEstimad@ Lect@r,

    ¿Cómo Amarse a Uno Mismo?

    La prosperidad empieza en nuestro interior. Para alcanzar prosperidad necesitamos amarnos a nosotros mismos. Esto es clave.

    ¿Cómo nos amamos a nosotros mismos si caer en el narcisismo? ¿Sin dejar que el ego nos convierta en sus esclavos?

    La fórmula mágica que nos lleva a amarnos a nosotros mismos sin ego es primero reconocer que somos hijos de un Padre Divino, de un Ser Supremo Todopoderoso.

    Cuando damos este primer paso, entonces nos empezamos a acercar a nuestro verdadero ser, empezamos a entrar en Recuerdo de Sí Mismo. No necesitamos engañarnos porque empezaremos a ver nuestra real belleza y poder.

    Una vez que reconocemos de quien somos hijos, entonces es momento de empezar a ver al SER interno que hay en nuestro interior, al ser que no vemos con los sentidos exteriores, sino, más bien, con los sentidos internos, superiores, de la conciencia, los divinos.

    Una práctica muy útil es la de empezar a mirarnos al espejo, a nuestros ojos, profundamente y empezar a hablarle a nuestro ser interno, tal como lo hacemos con alguien cuando nos sentimos enamorados de él/ella.

    Sé que al principio cuesta un poco empezar a hablarle al ser interno que hay en nosotros. Sin embargo, es necesario que lo empecemos a “ver” y a decirle cosas bonitas como por ejemplo,

    “Tú eres maravillos@”, “Te amo”, etc.

    Quiero recalcar, que estas palabras van dirigidas a tu ser interno, no a la figura que ves exactamente en el espejo.

    A medida que empieces a realizar esta práctica, cada vez más y más empezarás a enamorarte de él, de tu ser interior, que eres tu mism@.

    Es como magia, una magia interna que te hará verte de una manera diferente, pues empezaras a ver a tu ser interior.

    Recuerda que una de las reglas de oro para vivir y trascender es conocerse a uno mismo, y parte de conocerte a ti mismo es empezar a verte a ti mismo, tu real ser.

    Por lo general, cuando nos vemos al espejo, vemos unas determinadas formas externas que no son verdaderas. Formas con las cuales nuestro ego nos engaña y nos hace creer que eso que estamos viendo es lo que somos.

    Mirarte a los ojos profundamente y empezar a hablarle a tu ser interno te hará vivir una experiencia maravillosa. Lo más hermoso de esta historia es que, cuando ya has empezado a amarte a ti mismo, poco a poco empiezas a amar a los demás.

    Empiezas a ver a los demás de la misma forma en que te ves a ti mismo.

    Sé que decirlo es una cosa y experimentarlo es otra, por eso te animo a que empieces a realizar esta práctica de transformación interna. Luego, cuéntame tu experiencia.

     A tu servicio siempre,

    Fortuna Alcocer.

    Mentora de Vida y Negocios

    Nota: Realiza esta práctica todos los días por 7 días, mañana, tarde y noche.

    Anuncios
     
  • Fortuna 3:31 am el February 27, 2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: actitud negativa, actitud positiva, actuar sabiamente, , como tener felicidad, dano a si mismo, Epicteto, infelicidad, negatividad, prosperidad, sabiduria   

    La Negatividad Nos Daña a Nosotros Mismos 


    negatividad no prosperidadEstimad@ Lector,

    Quiero empezar esta publicación con la frase de Epícteto, “Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de sabiduría. Acusarse a uno mismo, demuestra que la sabiduría ha empezado.

    Los seres humanos tenemos la tendencia de acusar a los demás de lo que nos sucede. Tendemos a acusar a los demás de nuestra “mala suerte”. ¿Tienes esta tendencia?

    Muchos hogares, negocios y relaciones  se destruyen a diario por esta actitud negativa. Sin embargo, nada está mas lejos de la realidad que culpar a los demás, ya que todo lo que nos sucede es solo nuestra responsabilidad.

    Toda causa tiene un efecto. Cada vez que decimos o hacemos algo impactamos positiva o negativamente en los que nos rodean.

    Si decimos cosas negativas  o actuamos negativamente, entonces eso mismo vendrá a nosotros, y esta es la lección que necesitamos aprender, que la negatividad nos daña a nosotros mismos, nos enferma y nos hace muy infelices.

    En realidad, si sentimos enojo, ira, molestia, miedo o cualquier otra emoción negativa, es nuestra opción.

    Y verdaderamente es necesario aprender a tomar conciencia de que todo lo que nos sucede depende solo de nosotros mismos, de nuestras decisiones y de nuestras acciones.

    Siempre tenemos la opción de escoger qué y cómo pensar, qué sentir, qué decir, cómo actuar o reaccionar, sin importar lo que nos suceda.

    Continuamente escucho a personas que se quejan de lo que les hacen “los demás”. Personas que por lo general están viendo la paja en el ojo ajeno y no ven el tronco que tienen en el propio.

    Cuando empezamos por reconocer nuestra propia paja entonces estamos empezando a actuar sabiamente.

    Tanto en la casa, en el centro laboral o en cualquier tipo de inter relación humana se transmiten pensamientos, sentimientos y palabras.  La forma como interpretamos y reaccionamos ante estos pensamientos, sentimientos y palabras depende de nosotros mismos y no de nuestro interlocutor.

    Es decir, nosotros tenemos el poder de elegir y decidir cómo reaccionar ante cualquier evento de nuestra existencia.

    Así, si alguien nos dice algo desagradable, ¿Cómo reaccionamos? Tenemos dos opciones. Una, la de responder de la misma forma. Otra, la de hacer oídos sordos y dar amor. La decisión es siempre nuestra y de nadie más. Si decidimos por la primera opción y luego nos quejamos, demostramos la más grande carencia de conciencia y sabiduría. Solo reaccionamos como autómatas y no como seres conscientes y sabios.

    O, si nos sucede algo inesperado y desagradable. ¿Cómo reaccionamos? ¿Qué actitud adoptamos? Igual tenemos dos opciones. Es nuestra decisión adoptar una u otra. Lo importante es que, cualquiera sea nuestra decisión, aprendamos a asumir la responsabilidad de esa decisión y no a culpar a los demás.

    Si tu pareja de dice algo que te desagrada, ¿Cómo reaccionas? Si tu hijo hace algo que te incomoda, ¿Cómo reaccionas? Si tu compañero de trabajo dice o hace algo bochornoso, ¿Qué haces? ¿Qué dices? ¿Tienes la tendencia de culparlos por lo que te sucede?

    O, si las cosas te salieron de un modo diferente al que esperabas, ¿Cuál es tu reacción? ¿Cómo piensas? ¿Qué dices?

    A veces oigo decir a las personas por la mañana en tono de queja, “ah, otro día más” y se sienten enojados, frustrados, y así pasan su día…  Todos los días van a amanecer igual, con luz después de la oscuridad. Tus pensamientos, actitud y visión los harán diferente. Es tu decisión sentir alegría por la dicha de experimentar un nuevo día o quejarte de tener la oportunidad de tener esa experiencia. Somos nosotros los que siempre tenemos la opción de elegir y decidir.

    Es seguro que, si empiezas el día con enojo y frustración así será tu día, ya que tú atraes a tu vida todo lo que emana de ti. Y luego culpamos a los demás de lo que nos sucede, ¿verdad? La negatividad nos enferma y nos hace muy infelices.

    Necesitamos tomar conciencia de nuestras decisiones y de nuestros actos. De que la negatividad que recibimos la provocamos nosotros mismos, y nos daña solo a nosotros mismos. Necesitamos tomar conciencia de que el amor es siempre la respuesta a cualquier evento en nuestra existencia.

    Sin importar lo que los demás nos digan o hagan, lo único que importa es lo que nosotros decimos o hacemos, porque de ello depende nuestra salud, nuestra prosperidad y nuestra felicidad.

    Tanto la ley de la expansión como la ley del dar se cumplen inefablemente. ¿Qué expandes? ¿Qué das? ¿Vas a seguir quejándote de los demás? ¿Seguirás con el papel de víctima? ¿No crees que ya es hora de cambiar de papel y convertirte en un triunfador?

    Te animo a reflexionar y a hacer un cambio. Deja la negatividad. Ábrete al amor y a la sabiduría.

    A tu servicio siempre,

    Fortuna Alcocer.
    Desarrolladora de Talleres de Prosperidad y Exito Personal

     
  • Fortuna 2:52 am el February 14, 2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: , como prosperar, conocimiento, latinos, latinos en usa, mentalidad, , prosperidad,   

    Latinos en USA y la Ilusion de Prosperar 


    Aprendiendo A Ser ProsperoEstimad@ Lector,

    Cuando venimos a Estados Unidos, nosotros los inmigrantes latinos, venimos con grandes sueños y con un gran deseo de salir adelante, con la gran ilusión de prosperar.

    Sin embargo, pasa el tiempo y pronto nos vamos dando cuenta que estamos muy lejos de lograr lo que anhelamos, y caemos en un círculo vicioso, en un círculo o esclavitud, la cual nosotros mismos somos los propulsores.

    ¿Qué sucede? ¿Por qué en lugar de prosperar nos convertimos en esclavos?

    Podríamos resumir diciendo que, por lo general, cuando venimos a este gran país, venimos con el equipaje inadecuado, con una “maleta” inservible.

    Sabemos bien que Estados Unidos es un país muy diferente del cual provenimos. Es un país que se conduce con reglas diferentes y con un sistema diferente. De hecho, gracias a estas reglas y a este sistema se ha convertido en una gran potencia, en un país rico y atrayente. Caso contrario, no estuviéramos aquí.

    Sin embargo, nadie nos instruye acerca de estas reglas y de este sistema, por lo que desconocemos cómo conducirnos para lograr nuestro anhelo. ¿Conoces estas reglas? ¿Conoces el sistema americano?

    Necesitamos conocer el sistema americano, sus normas, regulaciones y leyes para ser parte de él y prosperar. Muchos inmigrantes hispanos llevan mucho tiempo viviendo en este país y desconocen sus derechos, por eso son presa fácil de los explotadores humanos. De esa forma, somos nosotros mismos los que contribuimos con la esclavitud, y con que no se nos valore en la amplitud que nos merecemos.

    La maleta inservible que traemos contribuye, además, a ser parte de la población pobre en Estados Unidos. De hecho, uno de cada cuatro latinos es considerado pobre. ¿Por qué se dan estos resultados? ¿Dónde está nuestra ilusión de prosperar?

    Además del desconocimiento mencionado, traemos una mentalidad, actitud, hábitos y costumbres que nos alejan de nuestro anhelo, acompañados de la informalidad que teníamos en nuestros países. Mentalidad, actitud, hábitos y costumbres que necesitamos cambiar, sin dejar de ser latinos.

    Es cierto que traemos una tradición cultural muy valiosa. Sin embargo, necesitamos abrir la mente al conocimiento y esto implica también el conocimiento de la lengua oficial, es decir, del inglés. Está demás decir que aprender inglés nos abre las puertas a más y mejores oportunidades.

    Cuando digo conocimiento me refiero a tener la información correcta, a estar informados apropiadamente; no me refiero a ir a la universidad o al college necesariamente. Hoy en día, en la era de la información, quien tiene el conocimiento, tiene el poder. De allí la importancia de adquirir el conocimiento apropiado para cualquier tipo de actividad que desempeñemos. Hoy el triunfador no es el que tiene más títulos, sino el que tiene la información o el conocimiento.

    Necesitamos abrir la mente y dejar de pensar que lo sabemos todo, porque, a decir verdad, todos los días tenemos oportunidad de aprender algo nuevo, y al venir a un nuevo país necesitamos aprender de todo. ¿Qué estas aprendiendo hoy?

    Y algo maravilloso de este país es que podemos obtener conocimiento o información de muchas formas, incluso, con la tecnología actual, sin salir de casa. Hay mucho conocimiento o información que podemos adquirir sin necesidad de ir a un centro de estudios, mas sí leyendo y asistiendo a todo tipo de conferencias, seminarios, talleres y programas informativos que existen por todas partes, ya que a través de estas actividades vamos adquiriendo el conocimiento del sistema americano, de la educación financiera que necesitamos para prosperar financieramente, para obtener un mejor trabajo, para hacer crecer nuestros negocios, para tener más tiempo libre y una mejor calidad de vida, etc.; en otras palabras, para lograr aquello por lo cual dejamos nuestra tierra, la prosperidad.

    Por ejemplo, si queremos construir un negocio necesitamos aprender cómo se construyen los negocios en Estados Unidos, ya que el concepto negocio aquí es muy diferente al concepto que tenemos en nuestros países. Necesitamos conocer las reglas de juego para ganar.

    Estamos en un país grande, y necesitamos pensar en grande para lograr la prosperidad que anhelamos. Por ello es necesario cambiar nuestra mentalidad. Así como también los hábitos de informalidad que teníamos en nuestros países, y que tanto nos perjudica aquí, y regirnos bajo las reglas, normas y leyes de esta gran nación. Dejar la informalidad nos permite caminar bajo la luz y prosperar.

    Por muchas décadas, la comunidad latina ha sido considerada insignificante, y con un alto índice de pobreza. Es momento de hacer un cambio. Somos tan capaces como cualquier anglo, solo necesitamos comprender que estamos ante reglas de juego diferentes y ante un sistema diferente, y que solo podemos ganar vistiéndonos con un traje diferente, abriendo nuestra mente, cambiando nuestra actitud, nuestros hábitos y costumbres, dejando la informalidad y adquiriendo conocimiento.

    ¿Te atreves?

    A tu servicio siempre,

    Fortuna Alcocer.
    Fundadora de Ecuela de Prosperidad Shri Sama

    New Jersey, USA.

     
  • Fortuna 5:01 pm el February 12, 2013 Permalink | Responder
    Etiquetas: infeccion viral estomacal, , pensamiento holistico, , prosperidad, , , ,   

    Cuando Lo Malo Resulta Siendo Bueno 


    cuando lo malo resulta siendo bueno

    Estimad@ Lect@r,

    A veces nos suceden cosas que nos parecen malas. Sin embargo, cuando adoptamos el pensamiento holístico nos damos cuenta que no son como parecen.

    Hace poco tiempo tuve una experiencia muy interesante que quiero compartir contigo a través de esta publicación. Y digo interesante porque fue una gran lección. Algo que verdaderamente me hace ver la vida de una manera diferente…

    “Eran como las 2 de la mañana de un domingo y de pronto me desperté con una fuerte sensación de náuseas y poco después empecé a vomitar. A medida que pasaban las horas un fuerte malestar me obligó a ir a la sala de emergencia. Sinceramente nunca había tenido una sensación similar.

    Estando en el servicio de emergencia del hospital el malestar se agudizó que hasta las lágrimas se me corrieron. La verdad es que me sentía intrigada, sin entender lo que me estaba sucediendo. El día anterior había degustado una agradable comida en Apple Bee’s y me preguntaba si algo me había caído mal… ¡Mi lado izquierdo del cerebro tratando de encontrar una explicación!

    De pronto, fue mi lado derecho del cerebro el que empezó a actuar, me tranquilicé y dejé de encontrar explicación. Me pregunté a mi misma, ¿Por qué estás llorando? Dejé de pensar  y permití a mi ser interno que me iluminara…

    De pronto recordé “Quien Soy” y una sensación especial me invadió. A pesar del gran malestar físico que sentía, empezaba a sentir algo muy especial en mi interior. De pronto, sentí como si alguien me hubiera enviado un mensaje diciéndome que estaba en un proceso de transformación…

    ¿Transformación? Me pregunté a mi misma y tuve la sensación de que algo nuevo y diferente nacía en mí, y entonces decidí “escuchar” a mi ser interno, y a mi propio cuerpo.

    Después de unas horas, el doctor me dijo que tenía una infección viral estomacal, algo muy común en esta época del año en esta zona de Estados Unidos (New Jersey).

    Era la primera vez que pasaba por una experiencia de esta naturaleza. Si bien en ocasiones anteriores he enfrentado algunas infecciones bacteriales respiratorias, nunca había tenido la oportunidad de experimentar una infección viral estomacal y mucho menos de esta magnitud (vómitos, diarrea, fuerte dolor de cuerpo, escalofríos, etc.).

    Sin embargo, pronto puede entender y comprender el verdadero significado que esta infección viral tenía en mi vida.

    Siempre pienso que todo tiene una razón de ser. Las casualidades no existen. Existe la causalidad. Y esta infección viral estomacal tenía una causa y una razón: necesitaba aprender una lección.

    Así que estando en la cama del servicio de emergencia del hospital le pedí a mi SER interno que me permitiera saber lo que necesitaba saber.

    En primer lugar, pude comprender que aunque parecía que mi centro emocional (estómago) estaba siendo “atacado”, en realidad estaba siendo limpiado, porque un virus es un elemento que “barre con todo”, así como cuando una computadora es atacada por un virus, éste borra toda la información, ¿Verdad?

    Es mi caso, el virus estaba borrando emociones negativas que yo tenía en ni interior y que no había eliminado.

    Pues eso era lo que yo necesitaba hacer. Necesitaba limpiar mi centro emocional, librarme de emociones viejas, guardadas, escondidas, y de las que no era consciente, para que quede el espacio vacío para nuevas emociones de transformación, de paz, de amor y de prosperidad.

    Muchas veces guardamos emociones nocivas que nos perjudican tanto en la salud como en nuestro afán de alcanzar prosperidad. Más somos inconscientes de esto. Muchas veces no las reconocemos y ni siquiera sabemos que existen; sin embargo, mientras sigan en nuestro interior, nos ayudan a protagonizar nuestro papel de “víctimas” o a auto compadecernos de nosotros mismos, una actitud adictiva de la que pocas veces somos conscientes.

    Efectivamente, nuestro cerebro se vuelve adicto a las sensaciones de las emociones negativas que sentimos. Por esa razón, es que muchas veces cuando decimos que queremos hacer un cambio en nuestra vida, difícilmente lo logramos a pesar de la firme determinación que tenemos.

    Y, para acabar con esta adicción perjudicial, necesitamos eliminar las emociones negativas que las producen y colocar nuevas emociones positivas.

    Nuestras propias adicciones internas nos sabotean.

    Por ello, es que eliminar las emociones negativas nos permite crecer internamente, nos permite generar energía positiva y, con ello, atraer prosperidad a nuestra vida. Esa es la razón por la que necesitamos hacer un trabajo interno a diario y de instante a instante.

    Volviendo a mi historia, yo necesitaba eliminar algo que tenía muy guardado, y que de manera inconsciente me hacía sentir temor o culpabilidad. Emociones negativas inservibles para cumplir mi propósito de vida.

    Sin embargo, yo no era consciente de su existencia y de cómo estaban perjudicándome. Entonces una fuerza más fuerte que yo (valga la redundancia) tuvo que intervenir. La fuerza de un virus. Así de simple. El universo sabe lo que necesitas y te lo da cuando haces tu trabajo interno.

    Verdaderamente yo no estaba pidiendo que me enviara un virus. Días antes estaba afirmando que “El amor inunda ni ser” (trabajo interno). Al hacerlo, me conecté con el universo para recibir lo que afirmo por fe.

    Más, para que mi ser se inunde de amor, necesito estar limpia de emociones negativas. Así que esta infección viral me ayudó a llenarme de amor. De hecho, una vez que empecé a restablecerme, después de unos días, he sentido como mi ser se inunda de amor, de una energía muy especial, algo verdaderamente trascendental. Una verdadera transformación.

    Lo curioso es que cuando empecé a comprender el trabajo del virus en mi estómago, el fuerte dolor del cuerpo que sentía así como el malestar se empezaron a desvanecer. Adicionalmente, dormí mucho, por tres días dormí como bebe.  Sabemos bien que el sueño es sí es un proceso de transformación, de carga de energía. Y el número tres es un número de espiritualidad. ¿Ves cómo el Universo nos da señales?

    He sentido como mi cuerpo se restablecía y se cargaba de una energía super especial. Sentía cómo el amor inundaba mi ser.

    La infección viral estomacal que tuve fue una gran lección. Dejando de lado las molestias y pesares del cuadro físico, me siento muy feliz de haber tenido esta gran experiencia a la que denomino “interesante”.

    Una vez más confirmo que el Universo, Nuestro Padre Celestial, Dios, o como tú lo quieras denominar, siempre nos escucha y nos da lo que necesitamos y merecemos. Una experiencia que parecía mala, resultó siendo muy buena.

    Ahora estoy lista para recibir emociones muy positivas, así lo siento y así lo vivo. Por eso decidí compartirlo contigo.

    Nuestro ser interno es maravilloso. Él nos da todas las respuestas, y cuando dejamos que se manifieste vemos las cosas muy diferentes, desde un punto de vista holístico.

    Creo que es importante señalar que cuando algo nos sucede en lugar de preguntarnos el “por qué” (lado izquierdo del cerebro), nos preguntemos “cuál es la lección que necesito aprender” y dejar que el lado derecho de tu cerebro trabaje haciéndote ver lo que aún no ves y permitiéndote sentir lo que aún no sientes. En otras palabras, dejando que tu ser interno se manifieste, ya que ese es su canal comunicativo.

    En realidad, las enfermedades son solo señales. Son mensajes de nuestro ser interno para tomar acción. Una acción de cambio. Son mensajes de nuestro cuerpo que necesitamos escuchar para hacer un trabajo interno.

    ¿Qué te dice tu cuerpo? ¿Qué te dice tu ser interno? ¿Estás dispuesto a hacer el trabajo interno que necesitas para atraer prosperidad a tu vida? ¿Tienes alguna experiencia similar que te gustaría compartir? Déjame tu comentario.

    A tu servicio siempre,

    Fortuna Alcocer.
    Fundadora de la Escuela de Prosperidad Shri Sama

    New Jersey, USA.

     
  • Fortuna 8:25 pm el May 24, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: amar, , Dios, , John C. Maxwell, prosperidad, ser amado,   

    Algo Más Hermoso Que Ser Amado Es… ¡Amar! 


    Hola,

    Hace unos días leí en un libro de John C. Maxwell esta expresión que dice que si existe algo mejor que ser amado es amar. Y me puse a reflexionar acerca de ello. Y quiero compartir mi reflexión contigo.

    Todos esperamos ser amados. Todos queremos ser aceptados. Todos queremos ser respetados. Todos queremos ser felices y prósperos.  Y está bien. Es nuestro derecho. Pero, ¿qué estamos haciendo para obtener esto que queremos?

    Si miramos a nuestro alrededor la mayoría de personas están ocupadas en obtener algo, pero muy pocas están ocupadas dando algo. ¿Lo has notado?

    Trabajamos duro para obtener una casa, un auto, un título, un buen trabajo, un negocio exitoso, etc. ¿Alguna vez te has puesto a trabajar duro para amarte a ti mismo, a tu esposa(o), a tu padre o madre o a tus hijos o compañeros de trabajo o de estudio o de negocios o vecinos?

    He podido darme cuenta que la sabia naturaleza, la Ley Universal, Dios, o como tú lo quieras denominar, nos ha dado todo lo que necesitamos para ‘obtener’ lo que queramos, pero no utilizamos las herramientas innatas que traemos. Dentro de nosotros esta la semilla del amor, pero neecsitamos aprender a amar para que esa semilla germine y de frutos.

    El amor es una fuerza que mueve y da vida. Cuando amamos impulsamos esa fuerza y nos da vida, nos da alegría, nos da fortaleza, nos da sabiduría, nos da creatividad, nos da salud, nos da paciencia, nos da pasión, nos da paz, nos da felicidad y prosperidad.

    Me refiero al amor real, no al ilusorio o atraccion física que se puede dar entre pareja.

    ¡Amar es sinónimo de vivir! ¿Crees tu que por esa razón los mandamientos divinos empiezan con Amar a Dios por sobre todas las cosas y Amar al prójimo como a si mismo? Yo sí lo creo. Porque aquí está la fuente de vida y de lo que necesitamos para vivir.

    Amarte a ti mismo: con tus pensamientos, con tus sentimientos, con tus palabras, con tus acciones.

    Amar al prójimo: con tus pensamientos, con tus sentimientos, con tus palabras, con tus acciones.

    ¿Qué piensas de ti mismo? ¿Qué sientes acerca de ti mismo? ¿Te amas? ¿Qué te dices a ti mismo? ¿Cómo actúas?

    ¿Qué piensas de los que te rodean? ¿Qué sientes por los demás? ¿Qué sientes por tu esposa(o), hijo(a), padre, madre, hermana(o), compañero(a) de trabajo, colega de estudios o trabajo o negocio? ¿Los amas? ¿Qué dices acerca de ellos? ¿Cómo actúas con ellos?

    ¿Eres paciente, eres tolerante, les escuchas, te interesas en sus asuntos, les entiendes? ¿Los juzgas o criticas?

    Amar tu vocacion, lo que haces para servir a los demas y cumplir el proposito de tu vida. Amar la naturaleza, el habitat donde te desenvuelves en este planeta. Amar la belleza, la sabiduria, la verdad, la justicia, la libertad.

    Te invito a reflexionar. Te invito a vivir. Te invito a amar. Mira en ti tus fortalezas y reconoce en los demás tus debilidades. Amate y ama los demás. La vida es hermosa. Solo amando se recibe amor. Amar es Vivir. ¡Vivir es Amar!

    A tu servicio siempre,

    Fortuna.
    Tu luz de Prosperidad.

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: